Abejas y mariposas, polinizadores esenciales para que fructifiquen los frutales, están siendo exterminadas por el exceso de fumigaciones e insecticidas.

En los sitios más inverosímiles aparecen señales y recordatorios. Algún grafitero ecologista ha pintado una mariposa y una abeja en un contrafuerte de hormigón. Es un túnel-puente sin acabar, por donde paso a diario.

Casi no pueden verse. Fotografío y publico. ¡Ojalá cobren vida y vuelen por las redes a otros lugares, huertos y florestas!

 

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar