Para relajarse hay que confiar. La desconfianza permanente produce insomnio. Aisha, la gata de mis hijas, siempre encuentra los lugares adecuados para dormir y soñar, como si fuera un pequeño oso panda.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar