Su título va aquí

Cerca de Tarifa,  desde el faro de Camarinal puede contemplarse la línea divisoria entre el Atlántico y el mar Mediterráneo en el Estrecho de Gibraltar. Frontera líquida que se diluirá a merced de las corrientes, mareas y oleajes.

Todo tiende a la mezcla y a la fusión. Hay belleza en cada color original y belleza en el mestizaje de lo nuevo.

Recordé los dos colores del agua, descendiendo el río Amazonas hace 45 años, hasta su desembocadura en la otra orilla del Atlántico. No eran los azules de esta imagen, sino un marrón pardo y un marino oscuro. 

Y siempre el asombro de las aguas al juntarse.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar