Asediado y aislado por las obras, sobrevive hace un año este olmo, entre cascotes, barro y hormigón.

Me lo encuentro cada día a la salida de un túnel. ¡Qué lástima que no pueda viajar con las nubes a un bosque de árrboles hermanos!

Ojalá te respeten, hermano árbol, porque no interrumpes ningún camino. ¿En manos de qué caprichosa decisión estará tu destino?

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar