Mi amiga Marinati no escoge cualquier lugar para viajar. En plena Semana Santa, cuando todos los destinos turísticos están abarrotados, elige ir al Cáucaso y posarse como una paloma en Ereván, frente a la sagrada cumbre del  Ararat, símbolo de la lucha del pueblo armenio, para mantener su idiosincracia e independencia frente a Turquía. 

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar