Al entrar a mi casa, encuentro  pedacitos de arcoiris en el suelo. Dones que el cielo nos regala a menudo.  Efímeros como el maná del desierto o el dulce líquido del fresno y el alerce. Si no se está atento, desaparecen y evaporan.

 

 

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar