Ahora mismo pueden verse centenares de arcoiris en diversos lugares del mundo. Algo tan efímero se convierte en permanente, si ampliamos nuestra consciencia espacial. Nos recuerdan la belleza, la calma tras la tormenta y la fugacidad de nuestras vidas. Nosotros partimos, ellos quedan.
Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar