Hace 36 años, colaboré en la construcción de Chitshakti, que es así como llamamos a este edificio con un cierto estilo gaudiano. Personalmente fue una época de mi vida dedicada exclusivamente a la meditación, la huerta y la albañilería.

Hoy este fantástico y fantasioso castillo está muy deteriorado, pero todavía puede verse en días claros desde Reus (Tarragona) y tal vez visitarse entre los municipios de Alcover y Montral.

En los años 84-86, un centenar de personas  de la Comunidad Arcoiris construíamos con ilusión nuestras propias habitaciones, aseos, terrazas, salas de reunión y comedores.  Y también cuatro espectaculares torres, del Agua, la Tierra, el Viento y el Fuego, con cúpulas decoradas con miles de pequeñas teselas de colores. Fueron muchas  jornadas de esfuerzo, discusiones, alegrías, compañerismo y utopía. No me arrepiento.

Sobre la estructura jerárquica y  la “filosofía espiritual” de Emilio Fiel (Miyo),  creador de la Comunidad,  sigo reflexionando y escribiendo.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar