Un buen hogar es como un buen nido. Cuando se elige el lugar, ha de ser sólido y estable. Dos nidos de cigüeñas en la punta del abeto, a veinte metros de altura, desafían vientos y vendavales hace más de dos décadas. 

En la esquina de mi urbanización, encima de una parada de autobús, muy pocos ven los nidos, porque miran más hacia los teléfonos móviles que hacia el cielo.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar