El tamaño impone, decía un hombre sujetando un enorme mastín a otro que tenía entre las piernas un pequeño caniche atemorizado. Para que luego digan que “el tamaño no importa”.  A la puerta de su casa, contemplaba atenta la escena una meztiza de pastor alemán y labrador, deseosa de unirse a la juerga haciendo un trío.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar