Sin ruido, sin intenciones, cayó blandamente la nieve. Acalló el rugir de los motores y el vocerío de la ciudad. El caminante vuelve a dar vida al espacio, abriendo camino, confiado.
Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar