El pasado está bien presente. La memoria aleja o acerca recuerdos al capricho de los sentimientos y los acontecimientos. Tres días después de la muerte de mi hermano Javier, el cartel de su última exposición en París me trae a la memoria toda su vida. La que compartimos juntos y la que iba contando. En pleno barrio latino de París, expuso hace cuarenta años cómo plasmó sus prolongadas estancias en Marruecos: veinticuatro cuadros llenos de color y sugerentes formas, que casi se pueden tocar y oler. ¡Va por ti, Javier!

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar