Parecen volar al cielo estas hojas de higuera, las mismas que cubrieron la desnudez de Adán y Eva, según el Génesis, cuando sintieron vergüenza de su desnudez. 

He plantado, regado, abonado y podado unas cuantas higueras en varios periodos de mi vida. “El que guarda la higuera, comerá su fruto” afirman los Proverbios del Antiguo Testamento (27:18). Su sabiduría se cumple. He cosechado y comido higos y brevas, como lo hace Óscar, autor de la foto y “guardián” de un magnífico ejemplar cntenario.

Y como decía el nazareno, “de la higuera aprendí esta parábola: cuando ya sus ramas están tiernas y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca” (Mateo, 24:32).

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar