Antes de que vengas, voy yo,

si no me miras, te miro yo.

La curiosidad te mata,

mi deseo te turba,

miremos por la ventana,

aunque no veamos

los coches que pasan,

los perros paseados,

los árboles deshojados.

Sé dónde te bajarás,

tú no conoces mi parada.

A la misma hora mañana,

en la misma línea,

el mismo ritual,

la cara vuelta,

la mirada esquiva,

el corazón a cien.

Pasó la lluvia,

pasó la nieve y un día…

en el mismo instante

se ilumina la pantalla,

se pone en vibración el móvil,

nos miramos a la cara,

las fotos nunca engañan.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar