Diez mil ojos la miraron
mil años antes que yo
con pasmada admiración,
siglo tras siglo reiterada.
Por mucho que lo intente,
no es singular mi mirada
ni mi deleite arrebatado.
Un eslabón más de la cadena
del callar, gozar y contemplar.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar