La señora Blasa

 A sus noventa bien cumplidos,

murió la señora Blasa,

sus gatos y gallinas,

su ciruelo y su higuera.

También quien compró su casa,

antigua vaquería,

piedra a piedra construida.

No perdona a nadie el tiempo,

aunque acumule recuerdos.

Paso delante cada día y oigo

el lamento de un perro

que guarda la memoria

de todo lo allí vivido.

Un árbol del amor crece,

junto a un rosal ante la puerta.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar