Una piedra en el camino no me enseñó, como en la famosa ranchera mexicana, que mi destino era rodar y rodar, sino construir y soñar. En este caso, me llamaron la atención sus vetas y colores. 

Una vez limpia, sus dibujos recuerdan los que se encuentran en cuevas prehistóricas. Veo montañas y paisajes. Los colores y diseños recuerdan los motivos de los ponchos de los Andes y los decorados de los tipis de los indios lakotas. 

Si fuera pintor, dibujaría un gran lienzo. Sería un gran éxito en una Galería de Arte abstracto.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar