No se puede matar dos veces. Sobre todo a un poeta que nos toca el corazón con sus versos y su dura vida y muerte. Por mucho que una ideología conservadora siga censurando o borrando nombres y poemas.

Los versos que he escogido son de la Elegía que escribió a los 25 años, a la muerte de su amigo Ramón Sijé, tres años menor que él, paisano de Orihuela. Ramón era profundamente católico y sus ideas devergían. La amistad y la admiración recíproca obviaron las diferencias.

Los sentidos versos de la Elegía, incluida al final del poemario “El rayo que no cesa”, es tan actual, que me atrevo a hacerlos míos y dirigirlos a Miguel Hernández, que murió a los 32 años de tuberculosis adqurida de cárcel en cárcel, por palizas, frío y hambre. Era en 1942. Tres años antes de que yo naciera.

El humilde rincón  que fotografío hubiera servido a ambos de morada última.

“Yo quiero ser llorando el hortelano

de la tierra que ocupas y estercolas,

compañero del alma, tan temprano…

… Tanto dolor se agrupa en mi costado,

que por doler me duele hasta el aliento…

… Volverás a mi huerto y a mi higuera:

por los altos andamios de las flores

pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores…

… A las aladas almas de las rosas

del almendro de nata te requiero,

que tenemos que hablar de muchas cosas,

compañero del alma, compañero”.

Miguel Hernández

Elegía a Ramón Sijé Serrat

 

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar