Han pasado muchos años

de sueños congelados,

esperando el porvenir que viene

y que nunca acaba de llegar.

He perdido así de vista

todos los confusos cuándo,

hundidos ya en feliz olvido.

Siguen pasando los años,

disipando como nubes los porqués

de un plumazo y con razón.

Pervive el corazón estremecido

en cualquier dónde del universo,

si hay jolgorio y risas de niños

jugando entre nidos y jilgueros.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar