A ciertas edades se agolpan los recuerdos de infancia olvidados. Momentos irrepetibles mezclados, de aventuras y descubrimientos, miedos y preguntas, sueños y juegos.

Algunas calles, ciertos patios, muchos parques y jardines se pueblan de gritos, risas, cuchicheos y carreras de los niños que repican nuestra infancia. Desde mi ventana veo un corro de niñas y niños reunidos para conversar e inventarse nuevos juegos. 

De repente aterrizan todos y cada uno de los momentos de mi propia niñez. Y se intensifican mis sentimientos de complicidad, empatía y alegría renovadas. La vida sigue.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar