Nadie podría imaginar en qué aguas están nadando estos tres espléndidos patos de origen chino. Margara, joven española actualmente en Amsterdam, me hace llegar esta hermosa e inusual imagen.

Curiosamente aparecen dos machos coloridos y una hembra un poco menos vistosa. No seáis mal pensados. No forman un trío. Los patos mandarines son monógamos los 20 años de vida que pueden llegar a alcanzar. 

Son uno de los muchos ejemplos que nos ofrece la naturaleza de reparto equitativo de tareas. Hembra y macho cuidan por igual los huevos y los polluelos hasta que se independizan.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar