Cada cual interpreta la realidad de forma subjetiva ante una misma imagen,  aparentemente objetiva. ¿Está amaneciendo o atardeciendo en la foto compartida? Un poeta podría afirmar que el sol está ascendiendo por un carril de nubes. Otro que está rodando cuesta abajo.

¿Flota el sol sobre un mar invernal o sobre una espesa niebla de nubes bajas?  ¿Son rocas o árboles en la sombra algunas de las manchas redondas que se ven tras los primeros peñascos y arbustos? Si no se conoce el lugar,  ¿corresponde el paisaje al hemisferio norte o al hemisferio sur?, ¿a qué país?

Más allá de lo que percibe la vista, para responder a las anteriores preguntas, recurrimos a nuestras vivencias biográficas, informaciones acumuladas o recuerdos personales. 

Si nos hallamos en medio de una conversación, la subjetividad aumenta, pues cada frase y cada palabra crea imágenes cerebrales diferentes. A veces opuestas.

Conclusión: escuchar mejor, preguntar y reflexionar antes de sacar “conclusiones precipitadas”, que inmediatamente se convierten en opiniones consolidadas, falsas certezas o  creencias arraigadas.

 

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar