Acumulado estoy antes de estar colmado

de miradas, caricias y acometidas.

Más intenso es mi deseo,

más frondosa mi fantasía,

la imaginación más ardorosa

que la cópula prolongada,

que los síes y los suspiros,

que los gritos acallados y enmudecidos.

Nada quedó ya en serenidad y sosiego,

no se enfrían las cenizas ni sus rescoldos,

que avivan soledades y añoranzas,

que inflaman el anhelo de tu semblante.

Sigo persiguiendo sin fe y con ahínco

el humo de tu imagen desvanecida

en el laberinto de los recuerdos entrelazados.

Cada día escudriño nube a nube el cielo,

de tanto en tanto tu silueta me regalan.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar