“El Duero cruza el corazón de roble de Iberia… corre, terso y  mudo, mansamente… ante la azul lejanía”.  En poco tiempo, el centenario de la publicación de “Campos de Castilla”, de Antonio Machado.

En Soria, al borde de la ribera del río Duero, no pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando el poeta reflexionaba y se inspiraba. No te puedes bañar dos veces en la misma agua del río, pero sí puedes, una y otra vez, hacer presentes versos inmortales, reviviendo tus propios recuerdos y sentimientos.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar