La belleza de una imagen tiene que ver con lo que evoca y sugiere.
Salir de la ciudad caminando o en bicicleta tiene su precio. No en dinero, sino en empeño y esfuerzo: traspasar las barreras de autovías, obras inacabadas, barrizales y basuras.
¡Bravo por los jubilados, las familias, los deportistas, los caminantes en solitario… que aprecian el aire puro y los espacios abiertos al otro lado de sus barrios-colmenas!

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar