No me quedan ya lágrimas,

dulces, amargas ni saladas,

para gozar tantas vivencias

recordadas en mis siestas demoradas,

para llorar tantas ausencias,

que son, como fantasmas, presencias.

Lágrimas que se me saltaban de risa

en épocas mozas y añoradas

de efímera felicidad huidiza.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar