El sol de Madrid no pudo hoy acostarse tras la Sierra de Guadarrama, en la provincia de Ávila. Lo tenían vigilado con drones. Puntual y cumplidor, pasará la noche en un hotel aséptico y anónimo del norte de la ciudad. Ni siquiera esperó al toque de queda.

 

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar