Soy más feliz que Dios

cuando cumple sus designios,

y una y otra vez se cumplen

indefectiblemente y a su hora.

No tengo propósitos ni meta,

rendido como estoy

a la inevitable dicha

de quien a Él su yo entrega.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar