No pretendían los conejos crear un corazón en medio de la hierba. Sus excrementos serán abono orgánico cuando se descompongan. Brotará un árbol de su centro y el corazón desaparecerá fundido en su lecho esmeralda.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar