Esta mañana le vi apoyado contra la pared,  en una calle peatonal y al sol, comiéndose con la voracidad de quien no ha cenado un bocadillo que alguien le había regalado.

Es un pobre “adoptado” pues la policía municipal, los comerciantes y Bancos que hay alrededor lo han integrado como una parte más del “mobiliario urbano”. Sí, la mayoría de ejecutivos, administrativos y personas afluentes pasan a su lado sin mirar.

Otros vecinos, sobre todo los que viven en los alrededores de toda la vida, suelen darle algunas monedas, a veces un café caliente en invierno. Hace al menos cinco años que le veo casi a diario, nos saludamos, le pregunto por su vida y le ayudo como puedo.

Hoy, Día internacional de la Salud, los Servicios sociales debían encargarse de que se le curasen los pies llagados. Hace una un año me contó que había estado ingresado en un Hospital público.

Por favor, que no se privatice la Sanidad, por él y, salvando las distancias, por otros como yo que no tenemos seguros privados, planes de pensiones, ni ahorros. 

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar