Hay quien se junta para completarse o por miedo a la soledad. Sigamos el ejemplo de estos dos pinos. No se necesitan, pero juntos amplían su sombra para quienes quieran cobijarse bajo ellos y protegerse del sol.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar