“Las uvas están verdes”, dijo el zorro a modo de consolación, cuando vio que estaban demasiado altas para poder alcanzarlas. Las de la imagen están a la altura de la mano, aunque les faltan unos días para que estén en sazón.

Muchos urbanitas comentan que quieren irse a un pueblo a vivir. Sueñan con “irse al campo”. Muy pocos lo hacen. Mi amigo Carlos hace tiempo que vive respirando aire puro, viendo cielos estrellados y oyendo el silencio sonoro de pájaros, insectos y ranas. Comerá sus propias uvas y otros frutos y hortalizas de su propio cultivo. “Alabanza de aldea y menosprecio de corte” en una práctica cotidiana y gozosa.

Personalmente viví muchos años en montañas, selvas, costas y “en el campo”. Llevo dos décadas de semiurbanita. El destino me alejará de nuevo de la ciudad un día de estos.

Abrir el chat

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar